Estos son los mejores juegos de Dragon Ball en toda su historia

Por Marcos Wagih

Ahora que se ha confirmado el lanzamiento de un nuevo , nos ha vuelto la morriña y hemos querido repasar la que podría ser una de las franquicias más míticas e icónicas de la historia. En efecto, hablamos de -como es lógico- Dragon Ball, pero desde un prisma diferente: los videojuegos.

Como toda buena saga que se precie, Goku y compañía han aparecido en numerosas ocasiones en muy diferentes consolas a través de experiencias tan singulares como llamativas. Y aunque no todas fueron tan buenas como las que hoy os presentamos, es cierto que la obra de Akira Toriyama ha dado muchísimo de sí a lo largo de los años. Por desgracia, el autor no podrá estar con nosotros cuando se estrene el nuevo juego, pues nos dejó el pasado mes de marzo.

Es por eso que hoy, con todo esto en mente, os hemos querido traer una tier list de los mejores juegos de Dragon Ball, pero solo con 10 de ellos ordenadores de peor a mejor. Todo sea dicho, incluso el décimo puesto es increíble y, del mismo modo, nos hemos dejado en el tintero otros grandes títulos que también merecerían estar aquí. Sea como fuere, hay que elegir, y estas son nuestras elecciones.

Dragon Ball Z: Buu’s Fury

Dragon Ball Z: Buu’s Fury es un juego para Game Boy Advance de estilo RPG con subida de niveles y aumento de estadísticas. Como su propio nombre indica, se basa en la saga de Buu, una de las preferidas de muchos amantes del anime y el manga original. Como título de rol y acción funcionaba muy bien y tenía un alto grado de personalización dentro de su propio concepto.

Las animaciones eran realmente buenas para su época, los sprites son simplemente preciosos y la banda sonora es una verdadera delicia. Las batallas, aunque es verdad que era fácil ‘romperlas’ mediante builds concretas, también funcionaban bastante bien.

Dragon Ball Z Hyper Dimension

Clásico entre clásicos, este título para SNES de 1996 marcó un antes y un después en Dragon Ball a partir de un auténtico juegarraco de 16 bits que hoy día sigue siendo tan bueno como antaño. Vale, el paso del tiempo le ha hecho un flaco favor, mas eso no quita que fuese una auténtica revolución en su época.

Visualmente, tenía aspectos muy notables y los combates eran verdaderamente complejos para la simplicidad que solían ofrecer muchos juegos de aquellos tiempos. Y aunque está claro que técnicamente está muy limitado por las condiciones inherentes de la consola y que no podía aspirar a mucho más, fue una auténtica locura. Además, visualmente es una maravilla. Es simplemente precioso.

Dragon Ball Z: Attack of the Saiyans

¿Sabíais que existe un juego de rol de Dragon Ball Z con batallas por turnos? Pues sí, y su nombre es Dragon Ball Z: Attack of the Saiyans. Desarollado por Monolith Soft para Nintendo DS, dice ser uno de los títulos más singulares de la franquicia. Es uno de los que mejor vendió en su momento, ya que gustó muchísimo a no pocos jugadores.

Su concepto es algo a lo que no estamos habituados, siendo esta una de sus principales virtudes. Lo más habitual es que los juegos de DB se centren en batallas en tiempo real o tiren de la acción y la aventura, por lo que un RPG es tan rompedor como sorprendente. Un remake o un remaster sería algo que haría felices a muchos jugadores, nosotros mismos incluidos.

Dragon Ball: Origins

Videojuego para Nintendo DS al que muchos fans de la franquicia recuerdan con un cariño tremendo por ser otro de esos pocos juegos que se centraron en las primeras etapas de Goku cuando era poco más que un niño. Su apartado gráfico fue muy llamativo para su época, pero lo que verdaderamente nos convence es su concepto de aventura.

No ha envejecido tan bien como nos gustaría reconocer y es cierto que es uno de los grandes olvidados debido a que no solo no tuvo tanto impacto, sino que hubo muchos jugadores que no se sintieron especialmente atraídos por su premisa.

Dragon Ball Xenoverse 2

Si bien es cierto que muchos jugadores consideran que Xenoverse no está a la altura de las expectativas, para nosotros es justo lo contrario. Sus constantes actualizaciones y/o DLC han logrado que se mantenga vivo con el paso de los años, llegando incluso a sumar personajes basados en la última película: Dragon Ball Super: Super Hero.

Esto es algo que se agradece, aunque lo que verdaderamente nos llama la atención es que podemos crear a nuestro propio personaje y desarrollar nuestro estilo de combarte predilecto aprendiendo de unos y otros. Es algo que simplemente nos parece tremendamente adictivo, ya que nos permite ‘fliparnos’ con nuestro propio ‘muñeco’ mientras revivimos historias de casi todas las sagas. Es absurdamente completo.

Dragon Ball Advance Adventure

Dragon Ball Advance Adventure es otro gran videojuego que ha sobrevivido muy bien y al que el paso del tiempo no le ha hecho tanta mella por su apartado gráfico minimalista. Lanzado originalmente en Game Boy Advance en noviembre de 2004, no llegó a Occidente hasta 2005 (Europa) y 2006 (NA), mas no necesitó mucho tiempo para conquistar al público.

Su modo historia es uno de los mejores que se le recuerdan a Dragon Ball gracias a que recrea las aventuras de Goku durante su infancia durante casi todas sus etapas hasta enfrentarse al mismo rey Piccolo. Es uno de los pocos juegos que se ha ‘arriesgado’ con esa etapa, ya que casi todos los títulos modernos han preferido emplear Z como base argumental.

Dragon Ball Z: Budokai 3

Otro juego que ha sobrevivido al paso del tiempo y que ha construido su propia historia con el paso de los años. Dragon Ball Z: Budokai 3 es un título histórico que logró atrapar a propios y extraños mediante una premisa simple, pero entretenida: darse de ‘palos’ con nuestros amigos con un fighting game en 3D con un elenco realmente grande y un apartado gráfico muy puntero para su época.

Bien cargado de contenido y coleccionables que se podían obtener jugando sin parar, Budokai 3 sorprendió con una historia bien planteada y un mundo pseudoabierto con campañas bien orquestadas según el personaje escogido. Recordaba, en cierto modo, a Tekken, ya que todos los personajes jugables tenían algo que contarnos.

Ahora bien, lo que le hizo destacar, más allá de lo bien construidas que estaban sus mecánicas para ser un juego tan antiguo, era su puesta en escena. Era simplemente espectacular; jugar a él en PS2 era un derroche técnico que te dejaba con la boca abierta día sí, noche también.

Dragon Ball Z: Kakarot

Aunque para muchos es un videojuego que no ha destacado tanto dentro de la idiosincrasia de Dragon Ball, lo cierto es que Kakarot hace muy bien todo lo que se propone. Como juego diseñado por y para fans, cumple a la perfección con las expectativas de casi cualquier jugador que diga ser amante de la franquicia. Muy fiel a lo visto en el anime y el manga, se bien arriba enseguida, siendo algo que simplemente nos encanta.

Además, la banda sonora es un espectáculo y el estilo gráfico (pese a que ciertas texturas puedan flojear un poco) es simplemente genial. El parche de next-gen le dio un plus extra que le hizo destacar todavía más. Es normal que para muchos sea, como mínimo, de los cinco mejores juegos de la franquicia. Divertido y completo, los DLC le han dado mucha vida a lo largo del tiempo.

Dragon Ball Z: Budokai Tenkaichi 3

Palabras mayores e historia de los videojuegos. Uno de los títulos más emblemáticos e importantes de PlayStation 2. El anuncio de una nueva parte puso el mundo patas arribas durante varias horas… y no es para menos. Dragon Ball Z: Budokai Tenkaichi 3 destaca como uno de los mejores juegos jamás creados de Dragon Ball gracias a un montón de virtudes que hoy día seguimos recordando con cariño.

Sin despuntar técnicamente hablando, no buscaba ser un juego excepcionalmente complejo ni profundo. No. Su objetivo era ser entretenido y adictivo, cosa que logró con creces. Su enorme plantel (había más de 150 luchadores) lo convierte en uno de los proyectos más completos de DB, pero había más. Mucho más. Además de aunar casi todas las series habidas y por haber, tenía mucha clase.

No importaba que el desequilibrio entre los personajes fuese más que evidente (querían emular su nivel real basándose en la serie) ni que no hubiese grandes diferencias entre muchos de ellos. Era divertido como él solo. Ahora bien, la de joysticks que han sido sacrificados inconscientemente en su honor es… Se cuentan por infinitos.

DragonBall FighterZ

Por mucho que nos pueda ‘doler’ en nuestra vertiente más nostálgica, el trabajo realizado por Arc System Works no ofrece lugar a dudas: DragonBall FighterZ es el mejor juego jamás creado, siempre y cuando hablemos de la franquicia de Akira Toriyama. Si bien es cierto que no es perfecto y que ha sufrido mucho con el equilibrio de sus personajes y los parches (todavía nos sigue doliendo el Goku GT de salida), es un auténtico espectáculo audiovisual.

Simplemente precioso, es puro Dragon Ball; pocos títulos han expuesto de manera más acertada qué significa partirse la cara con amigos y desconocidos a través de un juego construido sobre Dragon Ball. Es muy bonito, ya sea mediante streaming o en primera persona, gracias a la espectacularidad de sus combos y su casi perfecto diseño en 2D.

Sin duda, el listón es bastante alto, sobre todo cuando hablamos de juegos de peleas. Ha sido uno de los más populares durante mucho tiempo y aunque ahora mismo está en horas bajas por la ‘dejadez’ de la productora, sigue siendo un verdadero juegazo. Eso sí, hace falta dedicarle mucho tiempo al training para llegar a ser mínimamente bueno.

Foto: Cortesía

Fuente: marca.com

Dejar un comentario

Debes iniciar sesión para publicar un comentario.