La hora del día podría determinar cuánta grasa se quema con el ejercicio

Por Redacción

En función de la hora del día en que se haga el ejercicio físico puede aumentar el metabolismo de las grasas y quemar más o menos cantidad. Estos son los resultados de un equipo de científicos tras un estudio en ratones que determinaba que el ejercicio físico por la mañana aumenta más el metabolismo que en horas de descanso. Este estudio publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) se ha realizado por el Karolinska Institutet (Suecia) y la Universidad de Copenhague (Dinamarca)

Es por eso que la actividad física a distintas horas del día puede afectar al organismo de distintas maneras, ya que los procesos biológicos dependen de los cambios de las células a lo largo del día. No es lo mismo hacer ejercicio a primera hora de la mañana que a última o por la tarde según los datos recogidos por este estudio.

Los investigadores estudiaron el tejido adiposo de ratones para averiguar cómo afecta la hora del día en que se hace ejercicio a la quema de grasas. En dos momentos distintos del día se realizó una sesión de ejercicio de alta intensidad, una fase activa temprana correspondiente a última hora de la mañana en los humanos y una fase a última hora de tarde llamada de descanso temprana, es decir, a última hora de la mañana y a última hora de la tarde.

Resultados en ratones

“Nuestros resultados sugieren que el ejercicio a última hora de la mañana podría ser más eficaz que el ejercicio a última hora de la tarde para estimular el metabolismo y la quema de grasa, y si es así, podrían ser útiles para las personas con sobrepeso” señala una de las cientificas del Karolinska, Juleen R. Zierath.

El ejercicio a última hora de la mañana podría ser más eficaz que por la tarde

En este trabajo de investigación se controlaron diversos marcadores del metabolismo de las grasas para conocer qué genes estaban activos tras haber realizado ejercicio en el tejido graso. Los resultados arrojaron que durante la fase activa temprana, a última hora de la mañana, los genes implicados en la descomposición del tejido adiposo aumentaban, lo que facilita la termogénesis (producción de calor) y las mitocondrias del tejido adiposo y por lo tanto una mayor tasa metabólica (quema de grasas).

Aunque los humanos y los ratones tienen similares funciones fisiológicas, entre ellos existen también muchas diferencias importantes. La más destacada es que los ratones son nocturnos mientras que los humanos necesitan descansar por las noches.

Foto: iStock

Fuente: www.alimente.elconfidencial.com

Dejar un comentario

Debes iniciar sesión para publicar un comentario.