Salvador Pérez feliz de haberse quedado en Kansas City

Por Josue Porras

La fidelidad en el deporte se ha ido perdiendo poco a poco con el paso de los años, especialmente cuando un deporte está tan arraigado al negocio como lo es el beisbol. En tiempos recientes, los equipos han perdido el miedo de traspasar a jugadores franquicias si eso les garantiza una buena reconstrucción.

Por esta misma razón es que, durante el último día de cambios en las Grandes Ligas, Salvador Pérez fue uno de los nombres que más sonaban para ser parte de alguna negociación que lo enviara a un equipo que tuviera aspiraciones de llegar a la postemporada.

“Salvy” es pieza clave y capitán de Kansas City, institución a la que el criollo adora. Aunque el presente de los Reales sea totalmente negativo, el amor que tiene Pérez por la organización ha hecho que el criollo esté más que contento con que no se haya concretado su salida del equipo.

Feliz de quedarse

“Creo en Dios, así que si el quiso que me quede, yo me quedaré”, expresó Salvy en una entrevista publicada en el sitio web de MLB, en la que además el criollo señaló que ya se estaba mentalizando para un posible cambio. “Si algo pasaba, me tendría que haber ido. Es un negocio, amo Kansas City, pero entiendo que es un negocio”, expresó.

El venezolano ha expresado en varias ocasiones que se quiere retirar con los Reales, por lo que es entendible su reacción luego de que no se concretara su salida. “Gracias a Dios me quedé”, dijo el receptor carabobeño. que culminará el 2023 con su equipo de toda la vida.

J.J. Picollo, gerente general de los Reales, confirmó que sí hubo negociaciones por el careta venezolano, pero que la postura de Pérez fue clara. “Sabíamos que el equipo con el que hablamos era complicado. Salvy estuvo abierto a conversar, actuó bien, pero siempre reiteró en dónde quería estar”.

Aún cree en el equipo

Una de las cosas que mantiene intacta la fe de “Salvy” en su organización es la camada de jugadores jóvenes que están tomando protagonismo dentro del equipo. El líder de esta generación sin duda es Bobby Witt Jr., pero está acompañado de otros activos interesantes como Maikel García.

“Juegan duro hasta el último out”, dijo Pérez. “Nunca se detienen, nunca piensan: ‘El juego ha terminado’. Ellos compiten”, manifestó el receptor venezolano, que además le echó flores a Bobby Witt Jr. “Va a ser una superestrella. Es un gran jugador, es humilde y cuida a sus compañeros. Es muy bueno”.

Foto: AP

Fuente: www.meridiano.net

Dejar un comentario

Debes iniciar sesión para publicar un comentario.