Se queda a 200 metros de coronar el Everest: “Tomé la decisión correcta”

Por As Acción

Kirstie Ennis es una sargento retirada de la Marina de los Estados Unidos que resultó herida en un accidente de helicóptero en Afganistán en 2012 y perdió la pierna izquierda. Desde entonces se ha embarcado en deportes de aventura como el montañismo y el snowboard como su nuevo desafío en la vida.

En particular, ha escalado seis de las llamadas “siete cumbres”, los picos más altos de cada uno de los siete continentes. En 2019 casi alcanzó la cima del más grande, el Monte Everest, cuando se vio obligada a retroceder cuando el oxígeno de su equipo se agotó. Y el mes pasado volvió a estar dolorosamente cerca.

Las cosas no siempre salen según lo planeado, y en el caso de Ennis, eso significó dar la vuelta después de 43 días de escalada, cuando estaba a unos 200 metros de su objetivo. Así lo explica:

“Me enorgullezco de poder poner a mi equipo en primer lugar, pero también de mi propia seguridad. Cuando estaba a 200 metros de la Cumbre por el Sur miré hacia arriba y me di cuenta de que no valía la pena. Estaba muy apurada de todo y si algo le fallaba a mi prótesis no tenía el equipo adecuado conmigo. Por otra parte había cientos, literalmente cientos, de personas delante y detrás de mí. Entonces, incluso si culminaba con éxito las 10 horas de ascensión, me iba a tomar por lo menos 24 horas en bajar con tanta gente y sin poder avanzar por mis limitaciones; con un tiempo que iba a empeorar”.

Aunque reconoce que “esta vez hubo un punto en el que el orgullo se interpuso en el camino, estaba un poco avergonzado de tener que dar la vuelta”, lo cierto es que también está “muy, muy orgulloso del hecho de haber tomado esa decisión, porque hay mucha gente que se hizo daño esa noche. No sería capaz de vivir conmigo mismo si alguien de mi equipo resultara herido…”. El año que viene volverá.

Foto: @kirstie_ennis 

Fuente: www.as.com

Dejar un comentario

Debes iniciar sesión para publicar un comentario.